miércoles, 30 de diciembre de 2015

Nochevieja: cómo sobrevivir a los tacones

¡Buenos días! 



En el último momento, antes de terminar el año, después de un tiempo sin actualizar y sin haber engordado ni un gramo gracias a los trucos del post anterior (¡solo algún gramillo más!), queremos daros algún consejo para sobrevivir a los tacones esta noche. 

La Nochevieja, ya está aquí. Muchas de vosotras despediréis el 2015 por todo lo alto, sea en un cotillón, en casa, en una discoteca o de casa rural. Si sois de las que optaréis por subiros a unos tacones de vértigo para recibir desde las alturas el año que esta por venir, esto os va a interesar: 

No todo es cuestión de centímetros. Lo que buscamos en unos zapatos con tacón no es solamente ser más altas, sino más esbeltas. Así que se trata de un juego óptico. Por ello no hace falta comprar unos tacones demasiado elevados, sino de caminar erguidas y con elegancia. 




Muchas pensaréis, ¡cómo que fuera fácil! Cierto. No lo es. Por este motivo es importante practicar en casa con los zapatos antes de salir con ellos a la calle. Un look estupendo, con unos zapatos de vértigo puede verse arruinado si no sabemos caminar. Así que lo mejor es ser honestas con nosotras mismas, y antes de ir por ahí con los pies torcidos, es mejor optar por unos zapatos más bajos con los que no sintamos cómodas. Esa es la base de la sensualidad: sentirse bien. 



Los expertos aconsejan no superar los 2 cm para que las articulaciones no sufran, pero, de vez en cuando, se puede hacer la vista gorda, pero sin superar los 10 cm. Otro truco antes de adquirir un par de zapatos de tacón es probar y comprar el número apropiado: ni más pequeño, ni más grande.

Una vez que los tenemos y si son de piel, antes de salir, podemos meterlos en el congelador. El truco está en llenar dos bolsas de plástico de agua, colocarlas dentro de los zapatos, y cuando el agua se solidifique dentro del frito, los tacones cederán y cuando vuelvas a ponerlas se adaptarán mejor al pie. También se pueden rellenar con hojas de periódico. 

Otro de nuestros aliados para sobrevivir en una noche como hoy, pueden ser las almohadillas o plantillas, porque ayudan a soportar la sensación de presión. 

Si por lo que sea, no podemos soportar el dolor, es muy importante no descalzarse para volver a ponerse los mismos zapatos, porque entonces el sufrimiento se multiplica. Si crees que no vas a aguantar lo mejor es llevar en el bolso un plan B: ¡las bailarinas! 


Os deseamos un inicio de año espectacular, ya sea en manoletinas o en zapatos de 10 centímetros. 

¡Feliz 2016! 

No hay comentarios:

Publicar un comentario